CIDAFAM es una institución que se constituyó en el año 2000, con el objetivo primordial de atender a la calidad de la educación médica impartida en las facultades de medicina.
La misión de las facultades de medicina es la de formar profesionales de excelencia que puedan resolver los problemas de salud tanto individuales como los de la comunidad, con fuerte énfasis en lo que se refiere a atención primaria de la salud.
Además del estudio de los pacientes de forma individual, se espera que el graduado tenga un activo accionar en todo lo que se refiere a medicina preventiva, tanto sea en patologías agudas como crónicas, causadas por todo tipo de noxas.
Las enfermedades de gran prevalencia como la diabetes, la arterioesclerosis, la hipertensión arterial, algunas formas de depresión, algunos tumores y hasta algunas malformaciones congénitas deberán estar bajo permanente vigilancia.
Los métodos de estudio y de tratamiento han mejorado de manera muy significativa: el desarrollo de fármacos y los logros de la cirugía cardiovascular, la microcirugía, la cirugía endoscópica y la accesibilidad a la medicina nuclear.
Puede decirse que el escenario médico ha cambiado notablemente en los últimos años. Los pacientes tienen muchas más posibilidades de tratamiento, están mejor informados y exigen, con toda razón, lo mejor que haya para resolver sus problemas. Todo esto plantea un reto a las facultades de medicina, que deben ver como incorporar los nuevos conocimientos, que a veces se suceden en expansión logarítmica, a lo que es necesario agregar el ya mencionado tema de la atención primaria de la salud.
Parte del reto está relacionado con el hecho de que las nuevas técnicas de tratamiento han acortado considerablemente los días de internación, ha aumentado la cantidad de pacientes ambulatorios y las facultades de medicina deben adaptar sus métodos de enseñanza a estas nuevas circunstancias.
Las necesidades y exigencias regionales deberán ser consideradas por cada facultad.
El otro tema para atender es la movilidad médica.
Como nunca se vio antes, hay posibilidad de viajar y de insertarse en otros medios, sea como graduados, dentro de programas de residencias, para hacer carreras de especialización o hacer tesis de maestría o doctorado. También los estudiantes pueden cursar algunas materias de la carrera o hacer parte de la práctica final obligatoria en otras universidades, del propio país o de otros.
Pero en los últimos años se han fundado una gran cantidad de facultades de medicina en países de Sud América. Algunas son estatales y otras son privadas. Algunas son de excelente nivel y otras son muy pobres. Algunas se han fundado después de reflexivos y profundos estudios de una necesidad concreta y otras, con objetivos meramente lucrativos.
Así las cosas se hizo necesaria la acreditación de facultades de medicina. Prácticamente todos los países emprendieron la difícil, y a veces conflictiva tarea, de establecer estándares de calidad que condujeran a acreditar carreras de medicina. Decidir por cuánto tiempo tendría validez la acreditación, cuál sería el tiempo adecuado para lograr las modificaciones indicadas o sugeridas por las instituciones de acreditación son algunos de los puntos clave. Puede estimarse que internamente el problema de la acreditación está razonablemente resuelto en muchos países, pero surge la necesidad de poder tener una acreditación que garantice una homogeneidad de calidad a nivel interuniversitario. Esta es la gran tarea de CIDAFAM.


CIDAFAM - Consejo de Acreditación de Facultades de Medicina - info@cidafam.org.ar 2007